Críticas, Estrenos

Spider-Man: Homecoming – La araña ha muerto

Decía Jon Watts en una entrevista que su Spider-Man: Homecoming buscaba temas sin explorar en las anteriores adaptaciones del mítico trepamuros de Marvel. Esto no es más que una falacia análoga a la frase que acompañó a la campaña de promoción de The Amazing Spider-Man (Marc Webb, 2012): «La historia no contada». Simplemente son distintas maneras de representación de un conflicto que es la base del relato; es decir, la continua disyuntiva que vive Peter Parker. Watts hace lo posible por distanciarse de lo visto con anterioridad, comenzando por el tono del film. Y es que, ante la proliferación masiva de películas de superhéroes, el UCM establece paralelismos entre distintos géneros para no caer en la reiteración de un mismo concepto. Así, si Capitán América: Civil War (Anthony Russo & Joe Russo, 2016) era el thriller político, en Spider-Man: Homecoming es el cine juvenil de John Hughes.

Spider-Man-Homecoming-645x370

La incursión del personaje en el universo de Los Vengadores pasa por la omisión de detalles relevantes en la construcción de Peter Parker –la picadura de la araña, la muerte del tío Ben–. Viendo el resultado final, el interés de esta obra parece nacer del posible impacto que seguramente tendrá en Avengers: Infinity War (Anthony Russo & Joe Russo, 2018). Se justificaría así la desidia narrativa en una película que se siente como una mera transición. Paradójicamente, en un film que se constituye enteramente por continuos chascarrillos –todos los secundarios que en anteriores adaptaciones pudieran tener cierta trascendencia, aquí son pasto del humor pueril–, gags visuales y secuencias de acción ruidosas y repletas de CGI, el único reducto narrativo surge del elemento más criticado por los fanes: la aparición de Tony Stark.

spider-man-homecoming-img-2048x1152

Esto me lleva a pensar en la complacencia de los seguidores de Marvel, así como de la crítica especializada. Mientras que The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro (Marc Webb, 2014) fue un ligero fracaso en taquilla y recibió unas críticas tibias, esta Spider-Man: Homecoming promete ser un éxito y está recibiendo valoraciones muy positivas. Esto demuestra que Kevin Feige es un vende humo innato y es capaz de hacer relucir la putrefacción de su creación.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *