Festivales, Filmadrid, Filmadrid 2016

Filmadrid 2016 – Día 8

El cierre de la Competición Oficial de la segunda edición de Filmadrid fue notable. Debo aclarar que para mí el cierre simbólico fue con Nausea, una estupenda película del turco Zeki Demirkubuz. Como si fuera un aprendiz avanzado de Nuri Bilge Ceylan, Demirkubuz construye un drama sólido y con multitud de capas protagonizado por uno de los personajes masculinos -interpretado por el propio director- más fascinantes que he visto en mucho tiempo. Ya no es el personaje en sí, sino la construcción del mismo; las elipsis juegan un papel fundamental a la hora de reconstruir su ruptura sentimental, su incomprensible forma de actuar, pues todo o casi todo queda fuera de campo. Y ese es el principal mérito del director turco: narrar igual de bien, con la misma intensidad y eficacia, con imágenes y sin ellas. Al estupendo protagonista, que interioriza un cúmulo de sentimientos que al principio son complicados de adivinar, le siguen muy de cerca los tres personajes femeninos que tienen importancia física en la película. Entre ellos, sería conveniente destacar al personaje de su criada, una mujer con la que parece tener en común muchas más cosas de las que piensa.

Nausea (Zeki Demirkubuz, 2015)
Nausea (Zeki Demirkubuz, 2015)

El estilo también recuerda al cine de Ceylan, así que no sólo existe coincidencia por los tintes autobiográficos de lo narrado. La dirección parece un tanto inerte en los primeros minutos del metraje, y las elipsis se empeñan en dejar tantas cosas fuera de campo que al principio puede desconcertar; sin embargo, conforme avanza la narración y la historia empieza a (re)construirse, todo adquiere sentido en unas cuantas decisiones de maestro. La maestría narrativa y los matices de cada personaje -además de una planificación milimétrica que hace de cada reencuadre una verdadera obra de arte- se encargan de situar a esta película en una posición privilegiada. Una agradable sorpresa que podría tener cabida en la sección oficial de cualquier festival de clase A. La portentosa secuencia final supone un cierre a la altura de las circunstancias; a la altura de convertirse en uno de los trabajos más apasionantes y redondos (si no el más) de la Competición Oficial.

John From (Zeki Demirkubuz, 2015)
John From (Zeki Demirkubuz, 2015)

La conclusión oficial llegaría de la mano de John From, la película que más satisfecho ha dejado al público de los Cines Paz en esta edición del festival. En esta cinta, el portugués João Nicolau intenta mostrar de algún modo la energía de la adolescencia, aprovecharla para fundir realidad y ficción de una forma muy llamativa a nivel formal. Pero lo que empieza teniendo su gracia y generando cierta simpatía, se acaba agotando conforme el realizador empieza a gustarse y pega un salto al vació del que no puedo salir satisfecho. La mente de Rita, la protagonista, empieza a vagar por mares lejanos cuando ve una exposición sobre Melanesia, y descubre que esa esplendorosa creación ha sido realizada por el nuevo vecino que acaba de mudarse al edificio. Su nueva vida comienza en ese momento, que da rienda suelta a la vena creativa de Nicolau. Como ya sabemos, los excesos son malos, y John From acaba siendo excesiva en su repetición, que convierte lo fresco y “tórrido” en insustancial.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *