Críticas, Estrenos

Los milagros del cielo – El árbol de la vida

Patricia Riggen parece luchar por hacerse con algún galardón importante con su película Los milagros del cielo, algo que se evidencia desde su enfático título introductorio: “Lo que va a ver está basado en una historia real”. En vez de avisarnos, como es habitual, de que la película está basada en hechos reales, la directora norteamericana da un paso de gigante y nos previene ante lo que vamos a ver con una frase mucho más sugerente de lo habitual. Como nos daremos cuenta en cuanto su criatura dé sus primeros coletazos, el galardón del que hablábamos no es otro que el de la película más manipuladora de la historia. Todo maniqueísmo se convierte en una nadería tras ver esta cinta, cuyo adoctrinamiento es severamente peligroso. Y lo cierto es que la historia real podría haber dado pie a una ambigüedad muy interesante en cuanto al “milagro” ocurrido, siempre y cuando hubiera sido abordada desde un punto de vista sin filtro alguno.

Milagros 2 bis

La película narra la historia de Anna Beam, una niña de doce años que padece una extraña enfermedad que le impide digerir los alimentos. Sin embargo, la verdadera protagonista de la película es Christy Beam, madre de la pequeña y autora del libro en el que está basada la cinta. De forma mucho más efectista que efectiva, Riggen escoge el lugar donde poner la cámara dependiendo de la situación de Christy. Se contraponen así los planos filmados desde el cielo, a ojos de Dios, que coinciden con los momentos en los que su fe se encuentra intacta, con aquéllos en los que su pérdida de fe es representada mediante planos filmados desde el suelo, una posición terrenal en contraposición a la celestial de los primeros. Este recurso sobre el papel es interesante, pero las intenciones de la película lo convierten en un capricho y en otro vehículo más para desplegar la maquinaria de manipulación.

Milagros 1

Este panfleto religioso culmina con una última media hora de comedia involuntaria en la que no pude evitar carcajearme, cuyo mensaje -subrayadísimo, por cierto- probablemente suponga un insulto incluso para algunos devotos. Los milagros del cielo desprecia por activa y por pasiva el agnosticismo y el ateísmo. Lo que parece no tener en cuenta su directora es que su falta de sutileza puede jugar en su contra y molestar al público objetivo de tal vehículo de manipulación. En este caso, decisiones como tomar constantemente primeros planos de niñas llorando con la música a todo trapo pasan a un segundo plano, pues la mayor de las manipulaciones surge de las intenciones aleccionadoras del creador de la obra en cuestión. Estas intenciones salen a la luz demasiado rápido y sin que el espectador haga un gran esfuerzo por descifrarlas: no hay más que ver las imágenes de archivo del final y observar las diferencias entre la familia real y la de ficción. Pero no, por desgracia esto no es Lo imposible, es mucho peor (en todos los sentidos). Otra muestra inequívoca de la poca honestidad de la cinta es que juega a su antojo con el punto de vista. Si la misma se basa en el libro escrito por la madre, ¿por qué una de las escenas más manipuladoras no cuenta con su presencia? La película responde esta pregunta en cada secuencia, cada escena y cada plano.

Milagros 3

Una pena que Sony España tenga que cargar con producciones tan dañinas. Hay películas malas a las que les deseo lo mejor en taquilla por sus buenas intenciones; sin embargo, Los milagros del cielo es un caso aparte y no merece que nadie pague una entrada de cine por ella, si acaso los más fieles seguidores de los valores y la mentalidad que aquí se tratan de imponer. En lo que a mí respecta, nos encontramos, probablemente, ante el producto más manipulador que haya podido ver. No tengo ninguna duda de que, al menos a día de hoy, el cuarto largometraje de Patricia Riggen es la peor película del año.

2 Comments

  1. Claudia

    Recién he visto esta película, y puedo decir que el comentario hecho por la página es más que acertado, es sumamente manipulador, y al momento de ocurrir el “milagro” Roda explicación pasa rápida y vagamente, se dedica a la renovación de “la fe” y es totalmente absurda. Es una película que fomenta la fe ciega a las personas, sin cuestionar más aspectos de la religión, viendo todo desde un punto de vista místico sin buscar explicación, y es que las personas quieren vivir una fantasía y creer que todas las cosas buenas son milagros hechos por un dios y las cosas malas las ignoran sutilmente para evitar cuestionamientos. Más mediocre no pudiera ser, además de que la actriz infantil tiene un aspecto muy diferente a la real, y debo decirlo, eligieron a la actriz ideal: manipuladora con su belleza y con sus ojos que naturalmente son llamativos: con una beta oscura altededor y sumamente claros, cabello claro y ondulado, un lavado de mente queriendo asimilar a los niños dibujados como ángeles en las religiones católica y cristiana. Sumamente manipuladora. “Amor de dios” por favor, primero, vean el mundo, lean, y mejoren su ortografía.
    Gracias.

  2. Juliana

    No me parece una mala película, muy de lo contrario me parece increíble, xq me enseña a seguir con mi fe, a que no se quiebre y mantenerme firme, creo en Dios y lo maravilloso que es, aquí se trata de la fuerza en la que uno pueda creer en Dios, no se debe faltar el respeto a las personas que como yo la vieron y como yo creemos y Amamos a Dios.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *