Críticas, Estrenos

Hermanísimas – Reunión nostálgica

El comienzo del nuevo largometraje del director estadounidense Jason Moore –Pitch Perfect– nos puede hacer vaticinar que nos vamos a encontrar con otra comedia insignificante, y que nos lleva a plantearnos la cuestión del porqué de su creación. Algo parecido a lo que suele suceder con las comedias del director Paul Feig –La boda de mi mejor amiga, Cuerpos especiales–. Un elemento que las define es el hecho de que los personajes se ven obligados a emprender un viaje, por lo que estos grandísimos directores nos regalarán una secuencia de dos minutos, compuesta en su totalidad por planos aéreos del vehículo en cuestión por la carretera mientras nos acribilla el cerebro con música pop. Hermanísimas cumple este requisito. Intenta generar algo de interés en base a la escatología, pero nunca termina de funcionar. Por suerte para el espectador, deseoso de que termine la tortura, el guion de Paula Pell se descontrola por completo. Y, ahora sí, Moore acierta al recomponer totalmente su obra en una especie de Project X –cambiando a los adolescentes por adultos–. Esto no significa que se convierta en un buen producto –sigue estando muy lejos de serlo–, pero desde luego sí se convierte en algo lo suficientemente disfrutable para no caer en la desesperación en sus dos horas de duración.

Herman_simas-506965733-large

Hermanísimas viene a contar cómo dos hermanas organizan una fiesta en la casa en la que se criaron antes de que sus padres la vendan. El subtexto que surge de esta premisa, además de estar demasiado manido, no es el principal atractivo del film. El atractivo recae en tres puntos que se convierten en la piedra angular para el posible disfrute de la cinta. El primero de ellos es el guion de Pell, aunque se perciba una cierta redundancia en el repertorio de gags escatológicos de los que dispone. El segundo es John Cena, un actor cada vez más asiduo en comedias de pretensiones similares –hizo aparición en la última comedia de Judd Apatow– y que parece que dispone del suficiente carisma para producir alguna que otra carcajada. Y el tercero es Bobby Moynihan, un actor conocido por Saturday Night Live –donde también participaron una larga temporada las dos protagonistas del film, Tina Fey y Amy Poehler–.

Herman_simas-693110994-large

No debería ser una sorpresa la potente química que existe en Hermanísimas. La propia guionista también estuvo involucrada durante años a Saturday Night Live, en la misma faceta. El problema surge al establecer lo que vendría a ser un sketch de aquella magnífica serie a un guion convencional estructurado en tres actos. Si se dispone de la paciencia para tolerar lo tedioso que resulta el primer acto, entonces podrán disfrutar de esto mismo: un sketch de larga duración divertidísimo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *