Críticas, Estrenos

Hitchcock/Truffaut – La obra de un artista

Los artistas también entretienen

¿Era Hitchcock un director de cine de entretenimiento o un verdadero artista? Tanto François Truffaut -cuyo libro El cine según Hitchcock sirve de materia prima para este documental- como Kent Jones -director de Hitchcock/Truffaut, película de la que os vengo a hablar- parecen tener clara su postura: Alfred Hitchock es (sus obras y su legado siguen tan vivos que sería injusto hablar de él en pasado) un cineasta -y por tanto, artista- irrepetible. Truffaut basaba esa defensa en un elaborado conjunto de entrevistas y cartas hablando con el director británico acerca de su obra; Jones, sin embargo, ha contado con la posibilidad de introducir directamente fragmentos de sus películas más icónicas, lo que hace que las imágenes hablen por sí solas sobre las capacidades y la valía artística de su creador.

Elaborar un texto crítico de este obra cinematográfica no es tarea sencilla, pues sus méritos se reducen básicamente a rendir pleitesía a una de las figuras más relevantes de la historia del cine. Hablo de méritos porque cualquier persona que disfrute con el cine de Hitchcock disfrutará con este documental, a pesar de su conservadurismo, algo que sólo me molesta un poco después del visionado. Pero quizá debamos tomarnos esta película como un homenaje -en el sentido más amplio- al maestro del suspense, pues Jones se apoya en el testimonio de diversos directores actuales (James Gray, Martin Scorsese, Kiyoshi Kurosawa, Olivier Assayas, Wes Anderson, David Fincher, Richard Linklater, etc…) para llevar a cabo ese homenaje. Los espectadores también acabamos formando parte de este homenaje tan satisfactorio.

HITCHCOCK bis

La mayoría de invitados a contribuir en la elaboración del documental dedican la mayoría de sus palabras a admirar las películas y el estilo del director británico, cuando algo de análisis podría haberle venido realmente bien a la obra. La presencia de los directores está un tanto desaprovechada, pero es impagable ver a James Gray babear mientras habla sobre determina escena de Vértigo, para mí la mayor de las obras maestras de Hitchcock y del cine en general. Así, igual que se le cae la baba al director de Two Lovers mientras comenta esa escena, a mí se me cae cuando la veo en pantalla por enésima vez. Pero como ya decía unas líneas atrás, no es una obra que resista (pues probablemente ni siquiera lo necesite) un análisis crítico. De no ser por la cantidad desorbitada de spoilers que contiene de películas como Vértigo, Psicosis o Falso culpable, nos encontraríamos ante un más que interesante manual de iniciación en el cine del británico. Por tanto, es imprescindible haber visto esas tres obras maestras para poder disfrutar del documental sin limitar experiencias.

Hitchcock 2

Un producto bastante recomendable, pero más por versar sobre la figura de Alfred Hitchcock que por el trabajo realizado por Kent Jones. Tan fácil e irresistiblemente disfrutable como inmediatamente olvidable. Eso sí, te entrarán ganas de revisitar una vez más maravillas como las ya mencionadas Vértigo o Psicosis, lo que justifica la existencia y el visionado de este documental tan intrascendente en sus formas e intenciones.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *