Tops de estrenos

Top de estrenos de 2015: Parte 3

Seguimos ascendiendo por nuestro top de estrenos de 2015 y, tras publicar los últimos 15 puestos –que podéis consultar aquí– y los siguientes 15 –que se encuentran aquí–, hoy vamos a hablaros de las películas que ocupan las posiciones del 20 al 11, dejando para mañana la cima de esta lista que engloba lo que para nosotros ha sido lo mejor de este año. Nos encontramos aquí con algunas cintas que han cautivado por completo a buena parte de los redactores –nuestro puesto 11– o trabajos que sin haber maravillado necesariamente a nadie han gustado con la misma fuerza a la mayoría de los participantes, como el nuevo trabajo de Sam Mendes.

 

20. Truman (id, Cesc Gay, 2015)

Si Cesc Gay tuviese la mitad de talento como director del que tiene para escribir guiones, estaríamos hablando de uno de los cineastas más importantes de nuestro país. Sus personajes perfectamente construidos, sus diálogos naturales, ingeniosos, divertidos y certeros, su capacidad para construir historias encantadoras basadas en los problemas y dificultades de la vida de cualquiera de nosotros y su forma de retratar la vida lo convierten en un guionista absolutamente brillante. En «Truman» no hay música que subraye los momentos emotivos, ni una sola frase suena impostada, en ningún momento exprime el drama –significativo es que el director no sólo no busque el primer plano de la lágrima, sino que en más de una ocasión, como ya comenté detenidamente en su día, hace llorar a sus personajes fuera de plano–, si «Truman» emociona es gracias al talento de Gay para llegar al espectador a través de una historia sencilla, de sentimientos humanos protagonizada por personas, y al buen hacer de unos magníficos Ricardo Darín y Javier Cámara. El director, al igual que el protagonista, decide enfrentar un amargo y duro drama con valentía y buen humor. El encanto y la naturalidad son las piedras angulares de esta nueva joya de un director que ya atesora unas cuantas. Álvaro Faure.

A su paso por San Sebastián, Irene Castro escribió unas líneas sobre ella en su crónica del primer día.

054306 (1)


19. Amama (id, Asier Altuna, 2015)

Segundo año consecutivo en el que nos llega otra nueva muestra del gran cine que se está produciendo en el País Vasco –el año pasado fue «Loreak»–. «Amama» es una pieza poética en la que se crea un conflicto generacional en un caserío. El cineasta Asier Altuna propone dos puntos de vista: el patriarca de la familia que desea que su descendencia tome el camino que ha labrado durante toda su vida, y esa descendencia que se niega a quedarse arraigada en conceptos arcaicos. Altuna une a ambas perspectivas usando la figura de la muerte. En resumen, una película maravillosa. Brian Garrido.

Pudo verse en el último Zinemaldia y Álvaro Faure escribió unas líneas sobre ella en su crónica del cuarto día.

487386


18. Puro vicio (Inherent Vice, Paul Thomas Anderson, 2015)

«Inherent Vice» relata una investigación que no interesa a nadie. No le interesaba realmente a Thomas Pynchon cuando escribió la novela, no parecía interesarle a Paul Thomas Anderson cuando escribió el guion y probablemente ni siquiera le interesa a Doc Sportello, el protagonista de la película. Vicio propio –en inglés inherent vice–, en el lenguaje de los seguros marítimos, es todo aquello que por la naturaleza intrínseca de la mercancía no puedes evitar, como por ejemplo huevos rotos o cristales resquebrajados. Doc se pregunta si esto es aplicable a su relación fallida con Shasta, y rememorando una carrera junto a ella bajo la lluvia resume sin quererlo toda la esencia de la película, que no se encuentra en el amor sino en la propia acción de recordar: en echar de menos. Un amigo la describió como «la última semana de agosto con 15 años», unos días en los que un grupo de locos sin nada que perder viven al máximo la vida, con la certeza de que siempre recordarán esos momentos y de que pase lo que pase en cambiarán de alguna forma el curso de sus vidas. «Inherent Vice» es una obra profundamente hermosa cuya emotividad se oculta bajo la superficie, aguardando a aquel espectador que decida conectar con ella. Para mí, el mejor estreno de 2015 y una de las películas más llenas de vida de los últimos tiempos. Escribí sobre ella con más profundidad aquí, y expliqué aquí cómo entiendo su ambiguo final. Álvaro Faure.

vlcsnap-2015-12-11-03h05m05s445


17. Paulina (La patota, Santiago Mitre, 2015)

Lejos de ser una película política al uso, de esas que a veces se olvidan del arte al que pertenecen en pos de reforzar su mensaje, «Paulina» supone el ejemplo perfecto de equilibrio entre contenido y continente. El trabajo de dirección de Santiago Mitre es uno de los más inteligentes en los últimos tiempos, y el mensaje/discurso/debate que crea, uno de los más ricos y potentes del cine moderno. Además, en cuanto a la maestría y elegancia narrativa de la película, que juega a la perfección con los puntos de vista para dar una visión más objetiva del acontecimiento que vertebra el film, no he visto nada similar en los últimos años a excepción de «Loreak». Y qué decir de la inconmensurable interpretación de Dolores Fonzi, que más que interpretar da la sensación de convertirse en Paulina Vidal. «Paulina» es una película certera, incómoda y, mal que me pese decirlo, necesaria; de actualidad, pero al mismo tiempo atemporal. Crece con cada visionado y me hace salir con la piel de gallina en cada uno de ellos. Una de las películas del año, si no la mejor. Esto es todo lo que escribí sobre ella con motivo de su estreno. Iván Ginés.

Álvaro Faure también escribió unas líneas sobre ella tras su proyección en el Festival de San Sebastián.

029579


16. Lejos del mundanal ruido (Far from the Madding Crowd, Thomas Vinterberg, 2015)

Sorprende que alguien como Thomas Vinterberg, precursor de un movimiento junto a Lars von Trier en el que rechazaban cualquier artificio posible y se centraban en la historia y en sus personajes, haya filmado un drama de época como «Lejos del mundanal ruido». Criticada por una supuesta irracionalidad de los personajes, cuando están perfectamente definidos, justificando su comportamiento con diálogos que los definen, la adaptación de la novela de Thomas Hardy es una auténtica obra maestra. Criticada por una supuesta frialdad inexistente, cuando es la pasión y la impotencia de no poder exteriorizar la que mueve la narración. Y aunque no resulta sorprendente ya que es una de las mejores actrices del panorama actual, Carey Mulligan realiza una interpretación irresistible. Brian Garrido.

214722


15. Sicario (id, Denis Villeneuve, 2015)

«Sicario» es una película que ha pasado de gustarme bastante en un primer visionado a ser mi trabajo favorito del año. Los dos revisionados han servido para abrirme los ojos ante lo que me parece el mejor thriller de los últimos tiempos, y también la confirmación de Denis Villeneuve como el artesano más competente del panorama actual –por encima de David Fincher, sí–. El una vez más inigualable trabajo fotográfico de Roger Deakins y la inquietante partitura de Johann Johansson ayudan a hacer de esta historia sobre los cárteles de la droga en la frontera entre México y Estados Unidos una experiencia imprescindible e inmejorable. Emily Blunt y Benicio del Toro realizan las interpretaciones de sus respectivas carreras en una obra que tiene como mayor virtud la capacidad de mantener durante sus dos horas al espectador agarrado a su butaca. Iván Ginés.

Pudo verse en el Zinemaldia de este año. Irene Castro escribió unas interesantes líneas en su crónica del segundo día.

S_D040_10390.NEF


14. La mirada del silencio (The Look of Silence, Johua Oppenheimer, 2014)

Joshua Oppenheimer certificó una vez más el poder de justicia social que tiene el cine cuando en 2013 estrenó «The Act of Killing», documental que para mucha gente fue la primera noticia que tenían del genocidio cometido en Indonesia en los años 60. Con «La mirada del silencio», vuelve a ese conflicto para ofrecer una experiencia igual de visceral pero mucho más cinematográfica, haciendo testigo directo al espectador no sólo de los crímenes que entonces se cometieron, sino de la omisión que sufren este tipo de tragedias en Occidente. Clase magistral de historia a la vez que impresionante retrato de la crueldad y el miedo, La mirada del silencio pone en lo más alto a Joshua Oppenheimer como cronista de un exterminio olvidado a propósito. Guillermo Martínez.

1401x788-the-look-of-silence

13. Spectre (id, Sam Mendes, 2015)

La saga del espía británico James Bond es una de las más longevas de la historia del cine. Esto la obliga a estar en una constante transformación para contentar a cada generación de espectadores. El trabajo de Sam Mendes no sólo ha consistido en crear un thriller de acción vibrante y enérgico, muy cercano a la última entrega de Misión Imposible, sino que además ha conservado la esencia de la saga entera mediante constantes homenajes. Una decisión acertada y que la lleva a cabo con gran solvencia. Y el hecho de ver a la imponente Léa Seydoux como chica Bond ya es buen aliciente para disfrutar con este sorprendente blockbuster, que abre con virtuoso plano secuencia. En general, otra buena muestra del gran autor que es Sam Mendes. Podéis leer la crítica que escribió nuestro redactor Iván Ginés aquí. Brian Garrido.

342326


12. Viaje a Sils Maria (Clouds of Sils Maria, Oliver Assayas, 2014)

Pese a que tanto Juliette Binoche como Kristen Stewart están espléndidas en sus respectivos roles, sería peligroso y terriblemente superficial reducir una película como «Viaje a Sils Maria» a un mero duelo interpretativo. Assayas construye una cinta impecable sustentada en un complejísimo guion propio que explora temas como el paso del tiempo y la pérdida –o el refuerzo– de la identidad, y cuya mayor virtud se encuentra en el inteligente juego de dobles y espejos que plantea, contraponiendo por un lado la vejez y la cercana decrepitud a la juventud llena de vida y por otro la sumisión frente a la manipulación. En clara referencia a «Persona», la obra capital de Ingmar Bergman, sus personajes mantienen conversaciones mediante las cuales exponen sus sentimientos. Conforme hablan, las apariencias se resquebrajan y el verdadero ser asoma justo hasta el momento en que, en un acto de defensa, se oculta bajo una nueva máscara. Álvaro Faure.

cloud

11. Blind (id, Eskil Vogt, 2014)

«Blind» es un prodigio de película. El uso superlativo de la fotografía para acercar la sensación de la condición de la protagonista, que es invidente, es una de sus múltiples virtudes. Creando una sensación de ahogo en el espectador jugando con el espacio y con el encuadre. Eskil Vogt, con un talento sorprendente en esta ópera prima, unifica dos narraciones: la primera es la de la propia existencia de la protagonista, llegando a sentir temor cuando se presenta la ocasión de salir al exterior. Se refugia en la escritura de su novela, que se entremezcla con la narración de la ficción de la película, creando una continua sensación de desconcierto en el espectador. Toda una experiencia. Podéis leer la crítica que escribió nuestro redactor Iván Ginés aquí. Brian Garrido.

208944

Continuamos aquí con la última parte top de estrenos de 2015: nuestro top10.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *