Tops de estrenos

Top de estrenos de 2015: Parte 2

Tras dejar nuestro top de estrenos en el puesto 35 –podéis consultarlo aquí–, continuamos ascendiendo por él a partir de la posición 34 y hasta la 21, comentándoos otras tantas interesantísimas películas que han hecho de este 2015 un gran año de cine.

 

34. Fuerza mayor (Force Majeure, Ruben Östlund, 2014)

El cineasta sueco recurre al cinismo para hablar de la condición humana en situaciones de extremo peligro y cómo reaccionamos ante estas. Se dedica a desestructurar un núcleo familiar que parecía totalmente nítido y perfectamente estructurado, mostrando la ceguera de la equivocación y de los errores. Es una cinta que adquiere mayor valor en su final y en el que el director vuelve a plantear las mismas bases con las que inició el film. Una gran película que pasó desapercibida, pero que posee las suficientes cualidades para aparecer en este top. Brian Garrido.

582627

33. Langosta (The Lobster, Yorgos Lanthimos, 2015)

Yorgos Lanthimos, el director griego que siempre suele generar opiniones encontradas, ha construido una parábola distópica sobre el amor –y el desamor–, en la que se dedica a ironizar elementos relativos al amor y a mostrar cómo la sociedad reacciona dependiendo del estado civil de cada persona. El director de «Canino» se dedica a exponer al ser humano en su faceta más primitiva y muestra la hipocresía a la hora de crear vínculos sentimentales, que en el fondo son imposibles de crear de no ser porque están cimentadas bajo la mentira. Podéis leer la crítica escribí sobre esta genialidad aquí. Brian Garrido.

IMG_2135.CR2

 

32. It Follows (id, David Robert Mitchell, 2014)

Existe una teoría sobre «It Follows» que apunta a que lo que persigue a los jóvenes en la película no es ni más ni menos que la idea de la finitud de la vida, el ser consciente de que un día, inevitablemente, llega la muerte. Un peso que tarde o temprano alguien, de alguna forma, te transmite, y del que por mucho que huyas o te escondas, jamás podrás escapar, aunque creas por momentos que has conseguido librarte. Esta es una de las posibles interpretaciones que, por su carácter metafórico, admite la cinta de David Robert Mitchell, pero si «It Follows» es uno de los estrenos más interesantes de este año es por la construcción de una atmósfera inquietante a partir de los elementos más sencillos y un uso del suspense que recuerda al mejor cine de terror y, en particular, al de uno de los maestros del género: John Carpenter. Pese a quedar muy lejos de grandes películas como «Halloween» o «La cosa», «It Follows» es uno de los mejores intentos que ha dado el cine reciente de hacer terror explorando los caminos difíciles que llevan al gran cine, dejando de lado el recurso fácil del que no quiere o no es capaz de hacer algo mejor. Álvaro Faure.

A su paso por el festival Nocturna, Iván Ginés pudo disfrutar de ella y le dedicó unos párrafos en su crónica.

31. Kingsman. Servicio secreto (Kingsman. The Secret Service, Matthew Vaughn, 2014)

¿Qué es lo que convierte a «Kingsman. Servicio secreto» en uno de los productos más apetecibles e indudablemente disfrutables del año? Yo diría el espíritu y la esencia que posee la película. La libertad de romper tabúes y convertirse en algo indomable y absolutamente descontrolado. No es una cinta perfecta; algunos agujeros de guion podrían usarse para desmontar la trama entera, pero solo por una secuencia que tiene lugar en una iglesia, y que obviamente no diremos nada para aquellos que tengan la suerte de verla por primera vez, ya es merecedora de aparecer en este top. Una auténtica maravilla. Brian Garrido.

KSS_JB_D69_06382.CR2

 

30. Calvary (id, John Michael McDonagh, 2014)

La Iglesia ha cometido cientos de crímenes a lo largo de los tiempos, consistiendo la mayoría de ellos en abusos sexuales a menores. Un hombre, víctima en el pasado de estos actos, decide hacer la justicia por su cuenta, para lo que planea asesinar a un sacerdote inocente y honesto. Un domingo cualquiera decide avisar a su víctima como confesión, y aquí empieza una historia sobre la fe, la redención y las atrocidades de la humanidad. John Michael McDonagh carga de humor e ironía muchos de los diálogos de la obra, pero manteniendo siempre por encima la dureza final de la historia que se nos narra. Las solventes interpretaciones y la hermosa composición musical de Patrick Cassidy son un plus para lo que ya era una gran película de por sí. «Calvary» está aquí por méritos propios. Iván Ginés.

086142

29. La canción del mar (Song of the Sea, Tomm Moore, 2014)

Si con «El secreto del libro de Kells» Tomm Moore mostró un hilvanado desfile de entretenimiento tenaz, didactismo por la tradición mitológica y artificio estilístico, en «La canción del mar» incorpora –además del subrayado aprendizaje– una mayor precisión narrativa y un perfecto equilibrio entre la complejidad de su relevancia interior y la «simplicidad» argumental para el disfrute unánime de pequeños y mayores. «La canción del mar» es una preciosista obra de arte donde cada trazo, cada relieve y cada perspectiva que da forma a la imagen conforman una técnica y estética de gran calibre. Su impecable estilo unido a una enternecedora historia de emocionante subtexto la convierte en todo un prodigio de la animación. Como buena fábula, ésta posee la sencillez de un cuento altamente disfrutable para todos los públicos y la magnificencia de nutrirse de mensajes valiosísimos –véase la moraleja– para la vida cotidiana. Jorge Aceña.

28. El apóstata (id, Federico Veiroj, 2015)

A pesar de su liviandad y su estatus casi predefinido de película pequeña –por su presupuesto, sus pretensiones…–, «El apóstata» acaba colándose en esa categoría que alberga múltiples obras que, por diversos motivos, adquieren mayor entidad y trascendencia de lo que transmiten sus propias intenciones. Porque sí, «El apóstata» es una de esas pequeñas grandes películas; de las que contienen lecturas y apuntes más que interesantes bajo su aparente simpleza. Federico Veiroj consigue deleitarnos, a pesar de las escasas dimensiones de la propuesta, con su inagotable imaginación. Una cinta repleta de detalles, muchos de ellos aplicando múltiples referentes sin perder un ápice de personalidad. «El apóstata» es la comedia del año, una obra que te atrapa por completo si te dejas seducir por una propuesta tan fresca como peculiar. Esto es lo que escribí sobre esta maravillosa película tras verla en el Festival de San Sebastián. Iván Ginés.

En su crónica del quinto día en el festival de San Sebastián Álvaro Faure también escribió unas líneas sobre ella.

014823

27. Rams (El valle de los carneros) (Hrútar, Grímur Hákonarson, 2015)

Ganadora de la sección Un Certain Regard en el Festival de Cannes y de la Espiga de Oro en la Seminci de Valladolid, «Rams (El valle de los carneros)» es un sobrio drama con una gran carga emocional y con multitud de capas sobre la incomunicación de dos hermanos, que tendrán que romper ese silencio para salvar a sus carneros. Un uso multifuncional de esos animales como barrera aislante, el uso del fuera de campo o uno de los finales más potentes del año, convierte a esta joya en una de las mejores películas del 2015. Podéis leer la crítica que le hice a esta maravilla aquí. Brian Garrido.

588415

26. Taxi Teherán (Taxi, Jafar Panahi, 2015)

¿Cómo hacer cine cuando no te permiten hacer cine? Los últimos trabajos del iraní Jafar Panahi responden a esta pregunta, burlando de forma cada vez más ingeniosa la absurda prohibición que le ha sido impuesta por, entre otras cosas, retratar en anteriores trabajos la «realidad sórdida» de su país. Ahora, el incansable cineasta, se pone al volante de un taxi, coloca una cámara sobre el salpicadero y recorre las calles de Teherán recogiendo a gente de lo más variopinta que van opinando sobre la situación de la sociedad y los problemas que padece Irán. El documental, al igual que el anterior trabajo de su director –«Esto no es una película»– funciona a varios niveles: jugando a confundir al espectador, que no es capaz de asegurar qué es real y qué es ficción, y elaborando una ácida y despiadada crítica contra el sistema que oprime y silencia a su autor. «Taxi Teherán» es una obra sumamente entretenida, que derrocha simpatía y humor, movida por un inagotable espíritu inconformista. Escribí un texto algo más extenso sobre ella en mi paso por el festival de San Sebastián, y se puede leer aquí. Álvaro Faure.

385334

25. Los caballos de Dios (Les chevaux de Dieu, Nabil Ayouch, 2012)

Con una estructura elíptica que narra desde la juventud de los protagonistas hasta los hechos acaecidos en 2003, se nos van presentando acontecimientos cruciales en el crecimiento de los fundamentalistas religiosos, como el atentado del 11-S y la muerte del rey Hasán II. Pese a funcionar perfectamente como un todo, la segunda mitad me parece mucho más brillante que la primera, pues en ésta el uso de la música enfatiza en exceso –y molesta– esa sensación de futuro incierto que ya apreciamos en las poderosas imágenes de la cinta. El mayor logro de «Los caballos de Dios» reside en lograr un perfecto equilibrio entre la fuerza de su historia y las altas dosis de cine que Ayouch ofrece. No en vano, podemos disfrutar de momentos en los que la belleza visual y la crudeza del mensaje confluyen en total armonía. Una poderosa y esclarecedora película que es de visionado obligatorio. Una heredera directa de la «Ciudad de Dios» de Fernando Meirelles. Iván Ginés.

20103050

24. Nightcrawler (id, Dan Gilroy, 2014)

Tan retorcida como su propio protagonista, la ópera prima de Dan Gilroy es un trabajo fascinante que se apoya en una atmósfera subyugante y en la noche de Los Ángeles para construir una cinta enfermiza, que se mueve entre la oscura parodia y la crítica implacable a un mundo integrado por gente sin escrúpulos que hace del sufrimiento, el miedo y el drama de las personas su propio negocio y que guiados por la máxima de que el fin sí que justifica los medios, llegan a extremos inimaginables por un poco más de audiencia, una pizca más de dinero. En consonancia con este pensamiento, la propia película se convierte en un viaje a los infiernos en la que, a golpe de efectismo y llevada de la mano por un personaje al límite –interpretado de forma brillante por Jake Gyllenhaal–, el camino solo existe para conducirnos al desenlace que viene a confirmar aquello que ya sabíamos: vivimos en una sociedad enferma que, al igual que su protagonista, perdió el norte hace mucho. Álvaro Faure.

1420806634

23. The Salvation (id, Kristian Levring, 2014)

El danés Kristian Levring ha conseguido revivir las historias de los western de siempre gracias a una cinta de personalidad arrebatadora. Esta personalidad es fruto de un tratamiento formal que trasciende un argumento de venganzas mil veces visto, haciendo de «The Salvation» un trabajo en el que su previsibilidad nunca desmejora un resultado a todas luces notable. Una firme demostración de que el cine y los géneros nunca morirán si hay directores con miradas interesantes y capaces de aportar algo nuevo, aun partiendo de una base manoseada hasta la saciedad. La guinda del pastel es un reparto en el que todos cumplen con creces, en especial dos actores de los que hablan con la mirada: Mads Mikkelsen y Eva Green. Con motivo de su estreno escribí un texto que podéis leer aquí. Iván Ginés.

462019

22. Un otoño sin Berlín (id, Lara Izagirre, 2015)

Sin duda la sorpresa del año en lo que a cine patrio se refiere. En el texto anterior comentaba la importancia de las miradas de los directores, algo que casualmente adquiere total relevancia en «Un otoño sin Berlín». Lara Izagirre ofrece una mirada interesantísima sobre el distanciamiento, sobre la problemática de los jóvenes de nuestra sociedad en un contexto desesperanzador. Irene Escolar carga con la película a sus espaldas y nos deja la mejor interpretación femenina de una actriz española en este 2015. Un trabajo que nos deja dos nombres a tener cuenta: el de la propia actriz y el de la directora. Estoy convencido de que esto no es más que el principio de dos carreras prometedoras en distintos ámbitos. El complemento ideal para la «Hermosa juventud» de Jaime Rosales. Aquí podéis leer lo que escribí sobre este debut tan esperanzador. Iván Ginés.

443241

21. Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road, George Miller, 2015)

Tal fue el revuelo causado que no pude evitar acercarme a «Mad Max: Furia en la carreta» con ciertas dudas. ¿Qué había llevado a la gente a armar tanto escándalo en torno a una película? Probablemente el hecho de que nadie esperaba algo así del regreso a las salas de la mítica saga protagonizada en su día por Mel Gibson. George Miller rompe con todo lo que había ido construyendo en las anteriores entregas y a través de una mirada completamente distinta se propone hacer de este nuevo trabajo una auténtica experiencia audiovisual, en la que la historia y el diseño de los personajes no son más que acompañantes –a los que el director decide prestar la mínima atención– en un trepidante viaje conducido por las sensaciones. «Mad Max: Furia en la carretera» es puro músculo, una travesía que entre la violencia de la salvaje persecución –perfectamente coreografiada– se permite momentos de incomparable belleza visual. Álvaro Faure.

Guillermo Martínez ya escribió sobre ella en Damn Fine Cinema.

CROW_FISHERS_FURY_ROAD

Continuaremos mañana con los puestos del 20 al 11 de nuestro top de estrenos de 2015.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *