Críticas, Estrenos

Papa o mamá – Sin límites hacia el absurdo

¿Se puede empezar mejor una película que con un (falso) plano secuencia homenajeando Mala sangre de Leos Carax? Yo lo veo un poco difícil. Es bastante sorprendente encontrarte con algo así, además ejecutado con una solvencia envidiable, cuando lo que esperas de la película en cuestión es que sea una comedia francesa más. Una comedia francesa más sin gracia, aburrida y que por norma general recurra al uso de todos y cada uno de los tópicos del género. Pero en esta ocasión no es así: Papa o mamá, aun siguiendo el clásico esquema de la comedia absurda, sobre todo a partir del hecho que marcará el devenir del film, consigue sorprenderme y regalarme una incontable cantidad de risas.

Papá o mamá 2

El sensacional plano secuencia del que os hablaba no es ni mucho menos gratuito: supone una presentación idónea de la personalidad de la (ex) pareja protagonista. A través de una elipsis, Bourboulon y sus cuatro guionistas nos sitúan 15 años después, cuando los protagonistas han decidido divorciarse, pues el amor entre ambos ha derivado en una fuerte amistad. La apacible situación se complicará cuando deban comunicarle la noticia a sus hijos, los cuales deberán decidir con quién se quedan. Lo peculiar de la situación -y el punto fuerte de la película- es que ninguno quiere la custodia, por lo que la guerra entre ambos será por NO conseguirla.

Las palabras sobran para definir esta comedia. Si sois amantes del absurdo estoy convencido de que la disfrutaréis tanto como yo. Sí veo conveniente destacar que es una película con cierta personalidad tras las cámaras, más allá de los dos (falsos) planos secuencia homenajeando Mala sangre; como también es necesario anunciar que, tras su evidente tono irreverente, se esconde un retrato bastante maduro e inteligente de la hipocresía reinante en las familias burguesas. Su intención no es trascender en ningún sentido, pero sus resultados se acercan al notable en cada uno de ellos.

Papá o mamá 3

Papá o mamá es un pequeña joya, una comedia que triunfó en Francia hace alrededor de un año y que esperemos encuentre también su público en España. Divertida, alocada, aguda… los adjetivos para definir esta oda al absurdo son inagotables, aunque todos ellos positivos. Una de esas ocasiones en las que debemos dejar a un lado los prejuicios para darle una oportunidad a un trabajo que lo merece.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *