Críticas, Estrenos

Conexión Marsella – Manual de referentes

CMarsella 1 bis

Conexión Marsella, titulada La French en Francia -título que supone una verdadera declaración de intenciones-, surge como una especie de homenaje a los neo-noir de los años 70, siendo inevitable compararla con The French Connection, el reputado film de William Friedkin. La red del narcotráfico internacional destinada a introducir heroína en los Estados Unidos, desde su lugar de origen, Turquía, pasando por Francia, ha deparado a lo largo de los tiempos incontables productos cinematográficos. Sin embargo, en los últimos tiempos estos títulos nos han llegado con cuentagotas, por lo que el francés Cédric Jimenez decidió ponerse manos a la obra con este proyecto, su primer largometraje en solitario.

Conexión Marsella es una cinta que debe gran parte de su éxito -o fracaso- a sus evidentes influencias. Más allá del logrado apartado visual, cuyo aprovechamiento no siempre es óptimo, no hay nada en ella que no nos recuerde a otras películas de corte similar. Sin posibilidad alguna de sorprender, el resultado de la cinta es completamente dependiente de su efectividad. Y, desgraciadamente, ésta únicamente aparece de forma intermitente. Jimenez fracasa en el descarado intento de emular a Scorsese, tanto en el plano formal -plano secuencia en la discoteca, por ejemplo- como el argumental. Conexión Marsella coquetea con el neo-noir y el cine de mafiosos, pero su desarrollo la sitúa mucho más cerca del thriller tradicional.

CMarsella2

La historia que nos cuenta el film es bastante interesante, a pesar de carecer de originalidad. Se desarrolla el año 1975 cuando Pierre Michel (Jean Dujardin), un joven y prometedor juez de menores, es trasladado a Marsella para luchar contra el crimen organizado. Su tarea consiste en desmantelar la French Connection, esa red del narcotráfico de la que os hablaba en el primer párrafo, y acabar con Gaëtan Zampa, el individuo con más poder de la organización. Pierre se involucra demasiado en el caso, poniendo en peligro la relación con su familia y su propia vida.

El héroe de la película, Michel, tiene el protagonismo absoluto de la misma. Esto impide que Zampa, el interesante antagonista, tenga un desarrollo convincente y se profundice en su vida privada, de la que apenas tenemos información. Además de esto, algo a tener muy en cuenta cuando la trama trata un juego entre el gato y el ratón, existen varios puntos muertos en la narrativa; determinados tramos de la película se hacen eternos, tirando por la borda sus buenos momentos. La conclusión, coherente y y satisfactoria en cuanto al desarrollo, roza el ridículo con un inesperado e inexplicable uso de On the Nature of Daylight de Max Ritcher. Más que el final de una película, parece un anuncio que recuerda a la heroica patriótica de muchos filmes y realizadores estadounidense.

CMarsella3

Conexión Marsella no es ningún desastre, desde luego; pero su carencia de personalidad la arrastra inevitablemente al pozo del olvido. Aun encontrando en ella más defectos que virtudes, tengo claro que tendrá cierto éxito y aceptación entre el público menos exigente. Y, en el peor de los casos, supone un visionado agradable que nos obliga a revisitar aquellas películas que tanto le han dado a los géneros que ésta transita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *