Críticas, Estrenos

El coro – Melodía rota

La obra de François Girard siempre ha tenido la música como elemento constante y unificador, por eso sorprende su incapacidad para convertirla en un personaje más, en un ente con vida propia, quedando siempre relegada a un mero contexto que intenta sobresalir pero se queda en un segundo plano.

Así, en El coro, a pesar de que sobre el papel parece que se considera a la música como elemento salvador, encauzador de la conducta y liberador, el director francés la acaba utilizando simplemente como ambiente, como un paisaje por el que deambulan varias subtramas –que tratan desde el engaño hasta el sentimiento de pertenencia, pasando por una ligera crítica al sistema educativo– chocándose torpemente unas con otras.

La historia principal es la de Stet, un niño rebelde de once años que acaba de perder a su madre y que encuentra en un reputado coro su único amparo. Con esta sinopsis es inevitable pensar en la reconocida Los chicos del coro, pero la nominada al Oscar posee algo elemental de lo que la cinta que nos ocupa carece: equilibrio. Mientras que la película de Christophe Barratier enriquecía la narración al mantener al resto de personajes en una línea contigua al protagonista, François Girard opta por enfocarse de lleno en un personaje plano, con una extensión desgastada antes  incluso de empezar, que sólo parece emerger en sus enfrentamientos contra el interpretado por Dustin Hoffman, echando a perder así un reparto con actores de renombre como el mencionado Hoffman, Kathy Bates o Debra Winger. Otra de las virtudes de la obra de 2004 que se echan en falta en esta es la introducción de píldoras cómicas que rebajen el nivel de sobriedad que cree tener El coro, pero que jamás llega a alcanzar.

El corte tradicional de la cinta le hace muy poco favor, ya que acentúa unas carencias de nervio, dinamismo y originalidad que habrían sido aliviadas con un tono más ligero, y que obligan a El coro a pasear por caminos tan concurridos como insípidos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *