Críticas, Estrenos

Tres hermanos y una herencia – Sobredosis de idiotez

3 hermanos y herencia 2 bis

En Francia, al igual que en nuestro país, son muy dados a repetir formulas cinematográficas de éxito hasta la saciedad. Es algo medianamente entendible, sobre todo si esas fórmulas siguen funcionando en taquilla -el caso que nos ocupa-. Lo que no entiendo bajo ningún supuesto, es que además de sufrir producciones nacionales nefastas (esto es así en casi todos los países; ninguno se salva) tengamos que hacer lo mismo con las de otros países como Francia. De verdad, dudo mucho que películas como Investigación policial o Sweet home (por poner dos ejemplos recientes) vayan a tener distribución más allá de nuestras fronteras.

El trío cómico Les inconnus, creadores de una película de cierto éxito -en su país- como 3 hermanos… muy primos, nos traen en Tres hermanos y una herencia la secuela de la misma, 20 años más tarde. Sí, les tenemos tanto en pantalla (donde se desenvuelven mejor) como detrás de las cámaras. En esta especie de secuela/remake los hermanos deben reunirse por motivo del fallecimiento de su madre, cuya herencia se presupone generosa. Para sorpresa de los hermanos, la herencia no es sino una deuda de cinco mil euros. Esta inesperada revelación traerá consigo una sucesión interminable de situaciones esperpénticas y continuos gags cargados de humor absurdo.

3 hermanos y herencia

Tras empezar de manera pausada y por momentos aborrecible, Tres hermanos y una herencia consigue arrancar pasada la primera hora para deleitar a los amantes del humor más tonto y facilón. No es que en la primera media hora no haya intentos de hacer reír, pero es evidente que la cinta no logra encontrarse a sí misma hasta un determinado momento. Si hay algo que salva a esta comedia absurda y repleta de tópicos y clichés de caer en el más contundente ridículo, es el carisma y la química entre sus tres graciosos protagonistas. La película se olvida por momentos del hilo narrativo que conduce la trama, siendo justamente esos momentos cuando consigue contagiar al espectador de una risa tonta y perenne.

A pesar de su inexistente calidad, tampoco podemos pedirle más a una película siempre autoconsciente. Si acaso podríamos preguntarnos qué motivo lleva a una distribuidora a traer películas tan innecesarias para nuestras carteleras. En cualquier caso, si dijera que no me lo he pasado bien viendo Tres hermanos y una herencia mentiría. Este visionado ha conseguido, como mínimo, despertar mi interés por acercarme a la primera entrega de 1995. Nunca recomendaría ver esta película por su calidad, pero también digo que para pasar casi dos horas de idiotez suprema es ideal.

3 hermanos y herencia 3

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *