Festival de Cine Alemán 2015, Festivales

Festival de Cine Alemán 2015 – Día 1: Las mentiras de los vencedores

mentiras vencedores 1

Esta mañana ha dado comienzo la 17ª Edición del Festival de Cine Alemán de Madrid, con el pase de la película Las mentiras de los vencedores, dirigida por Christoph Hochhäusler, uno de los más importantes supervivientes de la Escuela de Berlín. Fabian (Florian David Fitz) es un joven periodista enviado por la redacción de Die Woche a investigar un extraño caso de envenenamiento entre las tropas aliadas en Afganistán. Fabian se verá envuelto junto a su compañera Nadja (Lilith Stangenberg), una becaria de la redacción, en los tejemanejes de un grupo de altos cargos políticos y empresariales.

Las mentiras de los vencedores parte de una base interesante, lo suficiente como para haber podido convertirse en un certero thriller político de denuncia. Por desgracia, el director alemán se encarga de despegar la mirada del caso que nos concierte, a través de diversas escenas -no llegan ni a ser subtramas- que parecen empeñarse en sacarnos de la historia. Si a esto le sumamos que la película en general es bastante torpe (el uso de la música es horrible), pues está filmada de una manera bastante perezosa que lo único que consigue es restar interés, se puede decir sin temor que la cuarta cinta de Hochhäusler resulta fallida en sus intenciones. El mensaje de que la historia la escriben los vencedores es algo que tenemos tan presente, que para funcionar necesita estar acompañado de un discurso potente que le dé entidad más allá de su evidente significado.

mentiras vencedores 2

Pese a tener una primera media hora de metraje penosamente ejecutada, el desarrollo de la investigación de conspiraciones y corruptelas no se hace pesado y se sigue con atención. Pero la pareja protagonista -y el desarrollo de su relación- funciona tan mal, a pesar de la correcta interpretación de Florian David Fitz, que es inevitable salirse de vez en cuando de lo que verdaderamente importa. Además de la totalmente prescindible ludopatía y diabetes del protagonista, que sólo se materializan en algunos momentos efectistas y poco elegantes. No creo que Las mentiras de los vencedoras sea una mala película, pero todo lo mencionado anteriormente hacen que sea una película del montón con más errores que aciertos. Una temática interesante en la que no termina de centrarse correctamente el foco, bien por distraerse en detalles innecesarios, bien por la escasa potencia de su narración.

Mañana, en la segunda jornada del festival, veremos las películas Cuando fuimos reyes, About a girl y Somos jóvenes, somos fuertes. Esperemos salir con buen sabor de boca del Palafox.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *