Críticas, Estrenos

Son of a gun – El bonobo

Tras una más que dilatada experiencia como cortometrajista, el australiano Julius Avery debuta en la gran pantalla con Son of a gun, protagonizada por Ewan McGregor, Brenton Thwaites y Alicia Vikander. Este thriller de acción, más concretamente de la temática de robos/atracos, que tantos trabajos y con tan diferente resultado nos ha dado, es una película que probablemente todos hayamos visto con anterioridad. Si su argumento es clara evidencia de ello, el previsible (aunque no quiera o crea serlo) desarrollo de la trama no deja lugar a dudas. Y eso no quita que, pese a descartar su originalidad desde el punto de partida, Son of a gun acaba siendo un más que digno thriller.

Son of a Gun - Matt Nable as STERLO, Ewan McGregor as BRENDAN & Eddie Baroo as MERV - Photograph by David Dare Parker

JR (Thwaites) es ingresado en prisión por un delito menor, y aprenderá rápidamente cómo funcionan las cosas en la cárcel. Tiene una condena de sólo 6 meses, pero medio año en la cárcel da para mucho -y más en el cine-. Casi sin quererlo, acaba ganándose la protección de Brendan Lynch (McGregor), el criminal más famoso de Australia. Pero a cambio de su protección, JR deberá ayudarle a escapar una vez esté en libertad. El punto de partida queda así resumido, aunque luego haya una chica de por medio y una trama criminal en la que nada ni nadie es lo que parece, y donde las traiciones están a la orden del día.

Me parece muy interesante el enfoque de la diferencia entre los bonobos y los chimpancés que aporta Avery, siendo JR el bonobo y el resto, o particularmente Brendan Lynch, los chimpancés. Queda clara la importancia que tiene la cooperación y cohesión entre personas incluso dentro de un negocio tan turbulento. El estar solo puede acabar pasándote factura, y el que al final gana es el más listo, el que ha sabido dónde apoyarse y en qué momento hacerlo (aquí no quiero entrar en si es por simple conveniencia o no).

Son of a gun 4

Son of a gun tiene un tremendo lastre en forma de guion. El australiano demuestra buenas maneras tras las cámaras, rodando con gran solvencia las escenas de acción y manteniendo un ritmo que te mantiene pegado a la butaca en las casi dos horas que dura la película. Pero probablemente escribir no sea lo suyo, pues el libreto es totalmente superficial; no puede ser que un conglomerado de giros al final de la película no me sorprendan en absoluto. Y eso que éstos no están para nada mal ejecutados, pero es que el desarrollo de la cinta es previsible en demasía. Pero bueno, es una ópera prima y con el tiempo todo se puede pulir. Quedémonos con el buen hacer de Avery como director.

El reparto es acertado en general; no veo la gran actuación en ninguno de los intérpretes, pero todos llevan a cabo sus papeles con gran solvencia. Ewan McGregor cumple en un papel que le va como anillo al dedo, debido a su afable apariencia; Brenton Thwaites peca un poco de inexpresivo, pero aun así aporta credibilidad a su personaje; y Alicia Vikander es quizá quien más destaca del reparto, como esa suerte de femme fatale que es Tasha. Y digo suerte porque no termina de serlo, por causas que descubriréis en el visionado de la película.

son of a gun 2

Sin alardes y sin momentos para recordar, Son of a gun es un más que interesante thriller y debut como largometrajista de Julius Avery. Pese a no destacar ninguno de sus aspectos, más allá de una notable banda sonora, el resultado final de la película es más que compacto. La carta de presentación del australiano no consigue deslumbrar, pero sí ganarse mi expectación de ahora en adelante.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *